Margarita Robles: licencia para espiar

mm

A muchos les ha sorprendido que, de pronto, el CNI pasara a depender de la ministro de Defensa, Margarita Robles. No le encuentran explicación. Además, el hecho ha pasado como de puntillas por los medios, como algo baladí, espurio. Pues bien, por un lado, de sorprendente no tiene nada, y explicaciones las hay y varias. Así mismo, de insustancial, nimio o trivial, nada de nada.

Sanz Roldán explicando la maqueta del CNI a Robles

Margarita Robles opositó con ahínco a la Vicepresidencia del nuevo Gobierno porque creyó llegado su momento estelar de la mano del sectario sátrapa de Sánchez, tan sectario como ella, de alcanzar el penúltimo puesto de su ambiciosa carrera; el último, al que sigue aspirando, es el de Presidenta del Gobierno. Pero las cosas se torcieron por vaya usted a saber qué componendas, puñaladas, zancadillas y otras argucias inconfesables, además de la inconsistencia y debilidad psicológica y de carácter de Sánchez inherente a quien demuestra procederes y reacciones tan vesánicas como las suyas.

Pero como tonta no es, y para demostrar a sus adversarios internos, que sigue viva y en la carrera, tenía que marcar terreno, por lo que ya en su momento consiguió de Sánchez que si aceptaba Defensa el CNI recabaría en sus manos. La tardanza se ha debido, además a razones meramente estéticas, a dos factores: uno, que Margarita ha tenido que demostrar a Sánchez que no estaba infectada por la corrupción, plaga que asola a su gobierno, incluido a él mismo, y, otro, a que era capaz de manejar con mano stalinista a los militares, que es lo que a Sánchez le pone. Cumplidas las dos condiciones, el traspaso se ha realizado sin problema alguno. De esta forma, Margarita ha cumplido un primer objetivo: ser, casi, casi, Vicepresidenta, porque no se olvide que era de Santamaría de quien dependía el CNI, y, además, le ha mojado la oreja a Carmen Calvo de cuyo nombramiento para tal puesto hace ya algún mes que Sánchez reniega porque para nada le sirve, sino todo lo contrario. La reciente visita de Sánchez al CNI de la mano de Margarita ha sido la culminación de todo lo dicho, de su triunfo; por cierto, visita obligada por Robles, en la que Sánchez se mostró tenso, incómodo y deseando largarse.

Sánchez y Robles junto con Sanz Roldán durante su visita al CNI

El segundo objetivo es de ambos, o sea, de Margarita y de Sánchez, tan importante para ella como para él: controlar el Centro, siempre motivo de oscuros deseos y tentaciones, sobre todo cuando Villarejo amenaza desde la mazmorra al propio Sánchez, empresa para la que no se fían de Sanz Roldán, un general más de los de hoy, tipo florero, que lo pongas donde lo pongas siempre queda bien, pero que en realidad para nada sirve; lo que para los que viven en el filo de la navaja, como Sánchez, es muy peligroso.

Tercer objetivo, también de ambos, pero más de Margarita, que, repetimos, aspira a lo máximo, es hacer del CNI, real o ficticiamente, ese instrumento de temor para ajenos, pero más para propios, haciendo creer que se sabe, aunque no se sepa, o que se puede saber, aunque no sea tan fácil… ¿o sí? Entre otras cosas haciéndose con los expedientes secretos de tantos. De esta forma, y siguiendo la impronta comenzada ya en el SECED por los después Generales Peñaranda y Faura y la profunda estela que en tal sentido dejó en el CESID Manglano, que fueron los primeros en ello pero desde luego en absoluto los últimos, Margarita adquiere, con el control directo del CNI, el mando a distancia de muchos amigos y enemigos, que tienen cadáveres que seguir escondiendo o en vías de serlo. De esta forma, también, el CNI vuelve a ponerse al servicio de un partido, el de turno, algo que viene de lejos, vulnerando no sólo su razón de ser, o sea, el servicio a España, a la nación, a la patria, al pueblo español. No cambiamos.

Por último, no hay que olvidar dos cosas:

Esperanza Castelerio

* Que el traspaso estaba pactado lo prueba que Margarita ya nombrara como jefa de su gabinete a Esperanza Casteleiro Llamazares, quien, recuerden, ingresó en el CNI, entonces Cesid pocos días después de destetarse –de cuyas sórdidas andanzas en La Habana, expulsión incluida y de los Idus de Marzo y otras hazañas ya hablaremos en otra ocasión–, en el cual ha envejecido –y de qué forma–, fue siempre la infiltrada del PSOE y llegó a Secretaria General durante cuatro años con Zapatero. Margarita sabía que controlar el CNI le puede suponer un trabajo ímprobo o, al menos, un esfuerzo añadido, pero con Esperanza la cosa cambia; para eso la puso ahí. Por su parte, ésta consigue satisfacer su ambición, a la que en su día aspiró y llegó a creerse que conseguiría de ser la primera mujer directora de nuestro aparentemente flamante servicio de inteligencia, lo que ahora logra de la mano de Margarita Robles aunque sea por la puerta de atrás; qué más da.

Ángel Olivares

* Que el Secretario de Estado de Defensa sea Ángel Olivares, avala también lo dicho, pues es todo un experto marrullero –nos recuerda a aquellos de nuestros siglos de decadencia imperial frecuentadores de tabernas y putiferios, esbirros siempre dispuestos por un vaso de vino y algún doblón a dejar seco a cualquiera en una oscura esquina–, o sea, alguien acostumbrado al lado oscuro, lo que en mentes como la suya es lo que representan y para lo que sirven los servicios de inteligencia.

Tras asumir el CNI, Margarita Robles se convierte en el componente más fuerte del Gobierno, más incluso que Sánchez, que no parece darse cuenta. Así pues, que a nadie le sorprenda que… cosas veredes, amigo Sancho, que farán fablar las piedras.

Compartir

2 thoughts on “Margarita Robles: licencia para espiar”

  1. Siempre sentí aires masónicos en esta señora de la época de zapatero… y siempre van a por lo mismo, la policía, los servicios de información, y el poder. Menos mal que estos traidores que hoy manejan las riendas del poder en esta agonizante partitocracia son realmente mediocres y para nada sirven, ni siquiera para sobresalir en la maldad.

    Por su parte, espero poca reacción de un servicio que ha estado en manos de políticos traidores desde hace tantos años, pero sí que tengo el convencimiento del patriotismo y valentía de la mayoría de los agentes y analistas que lo forman, por lo que soy moderadamente optimista en cuanto a las maniobras de esta chusma que nos gobierna… no creo que les queden demasiados meses en las poltronas, las cuales contaminan con su presencia.

    1. Estimado seguidor: magnífico comentario. Penetrante, sereno y agudo. Su análisis de verdad que resulta, creemos, acertadísimo, y ojalá se cumpla. Mil gracias. Saludos cordiales

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*